Sábado, 19 Septiembre 2015 22:50

Placido Domingo recuerda y llora a sus muertos del 85 en la Cd. de México

Por 
Valora este artículo
(2 votos)

Por Nancy Rodríguez 

 Discretamente, retira con su mano una lágrima que rodaba por su mejilla; Placido Domingo, permanecía con la cabeza baja, su dolor era evidente.

 “No más imágenes de estas por favor”, pronunciaba ante el micrófono, durante la ceremonia donde Miguel Ángel Mancera, le entregó el reconocimiento  “El Ángel De la Ciudad” a 30 años de los sismos de septiembre del  85.

 “No pudimos ayudar a los nuestros, pero pudimos ayudar a otros...”

 “Perdimos a un tío, a una tía, a mi primo y a su hijo pequeño que traía en brazos…”

 “Mi padre no pudo reaccionar.  Le afecto como una enfermedad, nunca se recuperó  de esa tragedia. Murió a los dos años. Mi madre también padeció el dolor de esas muertes junto con mi hermana”.

 “El tiempo pasa tremendamente rápido en la vida, pero lo que sentimos está ahí, tan profundo que parece que ha sido una eternidad”

 “Es una tragedia que traemos todos. Todos esos mexicanos que vivieron eso, merecen este reconocimiento”.

 Placido recuerda que por esa tragedia se quedó dos o tres semanas para ayudar, y cuando tuvo que irse empezó a organizar conciertos, durante todo un años para apoyar a las victimas.

 En septiembre del 85,  Plácido Domingo  contribuyó a intensificar la búsqueda de personas desparecidas. El artista también ofreció conciertos para ayudar a los afectados, lo que lo convirtió en un ícono de la reconstrucción de la Ciudad de México.

 “Con el sufrimiento que tenían todos los que se quedaron había que ayudarles, porque aparte de su dolor se habían quedado sin nada, había que pensar en todo lo que venía después”.

 “Mis familiares que se quedaron, fueron mi hijo Pepe Domingo y  mi cuñado Alfonso Fernández ellos se quedaron mucho más tiempo de lo que yo estuve, trabajando con gran cariño y entrega”.

 Recuerda  el tenor que “los primeros días fueron tremendos. Dormiamos poco, porque íbamos a descansar dos horas a satélite y teníamos que consolar a mi hermana, a mi madre, sin tener noticias. Y finalmente tuvimos las peores noticias. Pudimos ayudar a otras personas, pero no pudimos ayudar  a los nuestros, había sido demasiado tarde”, lamentó el también, director de orquesta.

 El tenor dedico el galardón a todas las personas que como él brindaron su ayuda y  quienes fueron solidarios con quien lo necesitó.

 Asimismo, hizo un reconocimiento a los topos, un grupo de rescate que surgió de manera espontánea en México.

 También, pidió que pasaran al frente  su cuñado Alfonso,  su hijo Pepe Domingo  y su sobrino Agustín, único sobreviviente de su familia.

 El Artista, perdió a cuatro familiares en el terremoto del 19 de septiembre de 1985, con una magnitud de 8.1 en la escala de Richter, al colapsar el edificio Nuevo León en la céntrica zona de Tlatelolco donde vivían.

 El Jefe de Gobierno de la Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera Espinosa, entregó por primera vez el reconocimiento “Ángel de la Ciudad  a 30 años de los sismos de 1985”, a personas, organizaciones civiles, colectivos y personalidades que contribuyen a fortalecer el desarrollo y el espíritu de la CDMX.

 Por su parte, la secretaria de Gobierno, Patricia Mercado Castro, destacó que el sismo de 1985 transformó definitivamente a la Ciudad de México y a sus habitantes, quienes luego de la tragedia iniciaron grandes luchas por el derecho a la vivienda, condiciones dignas de trabajo, la relevancia de la Protección Civil, la calidad de los servicios públicos, la rendición de cuentas y contra la corrupción.

 El Jefe de Gobierno reconoció a la escritora Elena Poniatowska Amor por sus crónicas ensayos y reportajes en torno al sismo del 1985, que son hoy la memoria de la participación espontánea de la población en las labores de rescate, apoyo a las víctimas y reconstrucción.

 La escritora narró el esfuerzo de miles de capitalinos, quienes transformaron el profundo dolor que los embargaba en fortaleza para ayudar y en esperanza de encontrar con vida a sus familiares.

 “Fue la gente común la que iba pasando por la calle, quien hizo largas y fuertes cadenas de brazos, para sacar vidas de los escombros. Y reivindicaron las funciones civiles y políticas desconocidas para ellos, hasta ese momento”, señaló.

 El mandatario capitalino entregó también reconocimientos a:

 Evangelina Corona, fundadora del Sindicato Nacional de Trabajadoras de la Industria del Vestido “19 de Septiembre”, quien apoyó a más de 40 mil mujeres del gremio que perdieron su empleo por el desplome de más de dos mil talleres de costura y fabricas de ropa.

 

Francisco Javier del Razo Aguirre, fundador de la Brigada Topos, quien rescató a decenas de personas durante los días que participó como voluntario en Tlatelolco y continúo con las labores de búsqueda en la denominada “zona de costureras” en San Antonio Abad.

 Cuauhtémoc Abarca Chávez, fundador de la Coordinadora de Residentes de Tlatelolco, quien evitó el desalojo de los habitantes de la Unidad Habitacional luego del terremoto y contribuyó a la remodelación de los edificios.

 Raúl Esquivel Carvajal, primer superintendente -a nombre del Heroico Cuerpo de Bomberos- por la oportuna atención de fugas de gas y derrumbes inmediatamente después el siniestro, acción que evitó que la tragedia tuviera repercusiones mayores.

 Cinna Lomnitz Aronsfrau, doctor, ingeniero, geofísico e investigador de origen chileno y nacionalizado mexicano, especializado en mecánica de uso de suelos y sismología, quien contribuyó a la creación del Centro Nacional de Prevención de Desastres (Cenapred) en 1988.

 Además, el Jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera Espinosa, entregó el reconocimiento póstumo para Carlos Monsiváis a la sobrina del escritor, Beatriz Sánchez Monsiváis, por las crónicas “No sin nosotros”, “Los días del Terremoto 1985-2005” y “Entrada libre”.

 De igual forma recibió el reconocimiento Sarita Nerubay de Zabludovsky, a nombre de Jacobo Zabludovsky, recién fallecido, por la cobertura y difusión que el periodista realizó la mañana del sismo y durante los días posteriores, cuando ayudó a familiares y rescatistas a conocer la situación e incluso a ubicar a algunos desparecidos.

 Al evento asistieron el presidente del Tribunal Superior de Justicia, Édgar Elías Azar; el secretario del Cultura, Eduardo Vázquez Martín; integrantes del Gabinete legal y ampliado, así como familiares de los galardonados.

 

Visto 3292 veces Modificado por última vez en Viernes, 09 Octubre 2015 19:23