Viernes, 21 Agosto 2015 07:33

Rescatan 54 niños ‘esclavos’ entre 8 y 17 años en Coahuila

Por 
Valora este artículo
(1 Voto)

Por Rodrigo Flores

20/08/2015

Ramos Arizpe, Coah.- La Procuraduría de los Niños, Niñas y la Familia, la Secretaría del Trabajo y la Procuraduría de Justicia del Estado reventaron ayer un rancho donde unos 200 menores de edad, de entre 8 y 17 años, se mantenían casi en estado de esclavitud y explotación.

VIDEO:

https://youtu.be/n7tBXVnzZmE{plg_videos_json:num_orden}


El rancho está ubicado en el ejido Estación Higo, en Ramos Arizpe, en los predios El Pedregal y Santa Cruz.

De los 200 niños que ahí eran explotados se pudo poner a salvo a 54, el resto huyó del lugar con rumbo desconocido.

El predio iba a ser sobrevolado en helicóptero para evitar que la operación abortara, pero debido a las condiciones climatológicas se procedió a realizar el operativo vía terrestre.

La Procuraduría de Justicia detuvo a Roberto Martínez García, de 50 años; Pedro Cisneros Rodríguez, de 36, y Juan Gerardo Castillo, de 39 años, encargados de la finca donde se empaquetaba cebolla y calabaza, así como otros productos del campo.

Uno de los detenidos tenía la encomienda de reclutar a menores en Veracruz, San Luis Potosí, Tamaulipas e Hidalgo.

Los niños recibían dos comidas al día, por la mañana sólo café y un pan, el resto de su jornada se les suministraba agua con sal para evitar deshidratación.

La Procuraduría aseguró los predios e investiga si se configura como un caso de trata de personas.


REALIZAN OPERATIVO

Faltaba una hora y 20 minutos para concluir su jornada laboral de 10 horas, de pronto, los 54 menores de entre 8 y 17 años recibieron la orden de esconderse en la bodega de un rancho agrícola, debido a un operativo policiaco que acababa de llegar.

Hace tres semanas los 54 pequeños se encontraban en sus comunidades esperando la oportunidad de obtener algún trabajo extra para salir adelante, de pronto, Camilo Hernández Hernández, llegó con ellos para prometerles un pago extra a cambio de trabajo.

El contrato indicaba a los menores que deberían llegar al kilómetro 26 del libramiento Santa Cruz-Ojo Caliente para la pizca de diversas verduras; a cambio recibirían 100 o 120 pesos diarios al concluir tres meses.

Los 54 menores, procedentes de Veracruz, Hidalgo y San Luis Potosí, aceptaron la oferta laboral del contratista, quien los trasladó desde sus comunidades a esta localidad a bordo de distintos autobuses.

“Nosotros aceptamos porque allá no hay trabajo, acá nos van a pagar 100 pesos o 120 por día, nos dijeron que el pago es hasta acabar los tres meses y nos dijeron que nos iban a dar carne, pero eso no fue cierto, nos dieron pura lenteja”, comentó un pequeño de aproximadamente 11 años.

El pequeño de camisa azul rey, pantalón desgastado y con chanclas que dejaban ver sus aterrados pies, manifestó su inconformidad sólo por la comida, pues sólo los alimentaron con lo prometido el primer día.

JORNADAS LABORALES

Este primer día, algunos con sus padres, otros solos y en compañía de amigos, se instalaron en las bodegas habilitadas como habitaciones y a los pies de un catre de hule espuma acomodaron los pocos cambios de ropa que Camilo les permitió traer.

Ese día los menores recibieron las indicaciones, entre las que se incluyeron no salir de las bodegas a menos que se dirigieran a los campos para realizar la pizca de calabaza y cebollín, no acercarse a la carretera y esconderse en las bodegas si es que veían alguna autoridad merodeando la zona. 

Durante la noche, los menores que llegaron acompañados de su padres, pudieron dormir cerca de ellos, al resto se les destinó una bodega improvisada como cuarto, en una dormían los hombres y en otra las pocas mujeres trabajadoras.

Los días posteriores no fueron diferentes, se levantaban de la improvisada cama a las 5:00 horas para apoyar en las labores de cocina, almorzar y alistarse para iniciar la recolección de verduras.

“Nos levantamos a las 5 de la mañana, nos daban café y un pan, luego nos subían a un tráiler y nos llevaban para trabajar”, exclamó una voz femenina entre la multitud de adolescentes que pedía una cobija para resguardarse del frío. 

Luego del almuerzo, los patrones, los llevaban en un camión cerrado al campo, entre estos se encontraba el ejido la Providencia, ubicado a 5 kilómetros, sobre una brecha a la altura del kilómetro 22.

Ahí los menores hacían grupos de tres con la encomienda de acumular un rollo con 3 mil 600 piezas de calabaza y/o cebollines, al entregar la mercancía su patrón les contaba día laborado, pero en caso de no hacerlo, esto era un día perdido.

“Le dijimos al patrón que nos contara como días, pero no quiso, se enojó porque a fuerza quería las piezas, así que aceptamos y ya llevamos tres semanas”.

EL RESCATE

Para los menores parecía que sus jornadas laborales continuarían de sol a sol, sin embargo la tarde de ayer, la oportunidad de obtener algo de dinero extra se fue abajo para los menores, quienes fueron rescatados por elementos de distintas corporaciones de seguridad.

Justo a las 17:40 horas del miércoles, un convoy de gates, groms, ministeriales, trabajadores de la Pronnif y de la Subprocuraduría de Derechos Humanos e Investigaciones Especiales de la PGJE, arribaron al rancho agrícola debido a una denuncia interpuesta por uno de los padres de familia.

En las bodegas se encontraba la mayoría de los menores trabajadores, “nos dijeron que nos escondiéramos en la bodega y que no saliéramos hasta que nos dijeran, pero ellos (los grom) nos encontraron, por eso nos tienen aquí”, recordó uno de los menores, mientras esperaba el camión que lo sacaría de su jornada laboral.

En el lugar se aseguró a Roberto Martínez García de 50 años, Pedro Cisneros Rodríguez, de 36, y a Juan Gerardo Castillo, de 39. “Usted no sabe a dónde nos van a llevar, queremos quedarnos aquí porque allá no hay trabajo, allá no tenemos para comer”, cuestionó una de las menores, mientras esperaba el arribo del camión que los llevaría a la capital de Coahuila.

Calculan eran hasta 200

En un trabajo en conjunto, la Procuraduría de los Niños, Niñas y la Familia, la Secretaría del Trabajo y la Procuraduría General de Justicia del Estado, aseguraron a 54 menores de edad de entre 8 y 17 años, que trabajaban en dos predios ubicados en el ejido Estación Higo, en Ramos Arizpe.

En los predios fueron localizados alrededor de 200 menores de edad, sin embargo, solo una cuarta parte de ellos fueron asegurados, ya que el resto huyó del lugar.

El secretario de Gobierno, Víctor Zamora, señaló que por indicaciones del gobernador del estado, Rubén Moreira Valdez, tenían planeado sobrevolar el predio en helicóptero, sin embargo las condiciones climatológicas no permitieron esta maniobra

Los niños y jóvenes recibían dos comidas al día, por la mañana sólo se les brindaba café y un pan, y el resto de su jornada sólo agua con sal para evitar la deshidratación. Sus sitios de descanso se encontraban a 2 kilómetros de los campos laborales, y eran obligados a trasladarse a pie hasta su área de trabajo. En las instalaciones encontraron sólo dos baños, uno para hombres y otro para mujeres, dos regaderas sin agua caliente, y dormían en el suelo sobre colchonetas.

Ningún trabajador contaba con seguridad social, su contrato era de dos meses, y al término de este periodo, podían ser recontratados. También había adultos, sin embargo se quedaron en el lugar esperando a que el propietario de la empresa, identificado como Oscar Lozano Chávez, acudiera al sitio para su liquidación. (RODRIGO FLORES).

Visto 1258 veces Modificado por última vez en Domingo, 25 Octubre 2015 05:02
oro

 

 

 

 

         

     

   

 

   

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

      

 

 

Mujeres de Oro Sólido