Miércoles, 01 Julio 2015 23:13

Los años maravillosos del Senador Francisco Búrquez

Por 
Valora este artículo
(4 votos)
El Senador Francisco Burquez con sus dos hermanitos El Senador Francisco Burquez con sus dos hermanitos

Por Nancy Rodríguez

“La pérdida de mi padre la sufrimos mis dos  hermanos y yo desde que teníamos alrededor de cinco años. Mi madre nos creó sola”. Recuerda con nostalgia el congresista por Sonora Francisco Búrquez Valenzuela.

Pero la vida fascinante de la sierra sonorense lo marco desde esa temprana edad.

El legislador es un hombre grande, fuerte que mide  cerca de un metro 90 de estatura, pero contrasta cuando estrecha la mano que se siente  suave y cálida, sonríe gratamente y comunica confianza y sencillez.

Sus mejores recuerdos se remontan a su temprana edad. Fue un niño feliz, a pesar de la pérdida de su padre. Con sus dos hermanos vivieron aventuras y descalabros.

 El Senador al centro

 

De niño vivió unos años maravillosos en la Sierra, pues recuerda que proviene  de una familia del Valle de Tacupeto, en Sahuaripa, Sonora.

Y nos dice el Senador:  "amo a esta tierra de mis antepasados como si fuera mía. Supongo que es un sentimiento heredado por mi familia, especialmente de mamá Elenita mi abuela”.

“Recuerdo el desayuno de  frijoles caldudos con una semita de maíz para la comida  con téparis, y para la cena leche bronca con pinole de Tacupeto. Nuestro dulce predilecto era el famoso Batarete y la capirotada en Semana Santa” Cuenta el congresista.

 Al Centro

 

El Senador Búrquez es un hombre alegre, optimista, divertido, realmente espontaneo y auténtico. Como la gente buena del Norte.

En su campaña para conseguir un lugar en el Senado por Sonora, Francisco Búrquez se caracterizó por que le gusta “la bailada” y "la cantada". En sus mítines de campaña no podían faltar sus pasitos de“Ya llego, Ya llego, Ya llego pancho el bailador”

Le encanta "La bailada" y "La cantada"

Pero este gusto lo trae desde niño. Con entusiasmo recuerda que la música y la radio era su pasaporte a la diversión. “Reinalda, Reilanda, quitata la minifalda...” recuerda con añoranza sus años de adolescente.

Así “golpe a golpe” empezó “camino al andar” a los 15 años.

 Entrada la adolescencia, el senador junto con sus dos hermanos, Ignacio y Federico se ofrecieron a llevar la administración de un rancho  que estaba a 12 horas de camino.

Desde ahí, inició su inclinación por los números, la economía y las finanzas.

Sus hermanos platican que era muy listo para llevar cuentas y administrar el rancho.

Consiguió créditos, compró ganado, semillas, suministró agua y reclutó vaqueros a los 15 años de edad.

“Hasta donde llegaras” le comentaban propios y extraños.

Desde esa época, empezó a alzar la voz en contra de gobiernos autoritarios que no le daban certidumbre al campo, ni a las empresas y dice el Legislador “mucho menos al pueblo”.

Su voz llego a oídos de empresarios, comerciantes, ganaderos e industriales, quienes lo impulsaron para que los representara en la política. Así fué que inició su carrera partidista dentro de Acción Nacional en Sonora.

Es gracias a su experiencia, en carne propia, que desde muy joven se gestó en él la inquietud por el desarrollo económico.

En sus intervenciones en tribuna el legislador por Sonora insiste en proponer políticas innovadores de productividad y competitividad. A través, precisa, de desmantelar la burocracia que impide el apoyo efectivo a empresarios en México.

 Estudio Ingeniero Industrial por el Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Monterrey y tiene una Maestría en Alta Dirección de Empresas en el Instituto Panamericano.

 De su Trayectoria podemos citar lo siguiente:

 Presidente del Centro Empresarial Norte de Sonora (1994-1996).

 Presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana COPARMEX Federación Noroeste (1996-1997).

 Presidente Municipal de Hermosillo, Sonora (2000) Y

 Presidente del Comité Estatal del PAN (2003-2005).

 Francisco Búrquez Valenzuela es  Senador por el estado de Sonora y Vicecoordinador de Política Económica de su grupo parlamentario.

El Legislador es realmente un Pan de Dios; dulce y amable. Un legislador de Oro Sólido en el Congreso Mexicano.

 

 

Visto 4592 veces Modificado por última vez en Martes, 07 Julio 2015 19:26