Cervantes y Anaya: calidad humana legislativa

Escrito por
Durante los eventos convocados por el presidente Enrique Peña Nieto, flanquean al primer mandatario y se muestran cordiales y seguros. Durante los eventos convocados por el presidente Enrique Peña Nieto, flanquean al primer mandatario y se muestran cordiales y seguros. Foto: Presidencia

Dos hombres educados, amables y gentiles presiden el Poder egislativo en México.

 

Raúl Cervantes en la Cámara de Senadores y Ricardo Anaya en la de Diputados dan un aire fresco al Congreso de la Unión. Ofrecen moderación, compostura, modestia, hasta cierto punto  recato y decencia en su trato. Imágenes poco comunes, en los últimos años, dentro de los recintos legislativos.

 

Ya con las reformas aprobadas, estas dos figuras, estos dos hombres, representan el timón de la  clase política en nuestro país.

 

Presiden las sesiones camerales, donde próximamente, con intensos debates, se analizarán y discutirán las leyes secundarias de las magnas reformas constitucionales aprobadas el año pasado.

 

Los dos se mueven cautos, precisos en sus discursos e intervenciones. Su imagen ha sido impecable, hasta la fecha.

 

Durante los eventos convocados por el presidente Enrique Peña Nieto, flanquean al primer mandatario y se muestran cordiales y seguros. Cuentan con su aprecio y reconocimiento. 

 

Cervantes y Anaya son hombres experimentados en el quehacer político. Además, tienen la  preparación académica necesaria para ejercer su misión.

 

Aquí estará su reto. La misión de cada uno de ellos. Llevar a buen puerto la aprobación de las leyes secundarias emanadas de las reformas, dentro de un clima de cordialidad legislativa.

 

Estas dos personalidades, en cada uno de sus recintos  caminan preciso.

 

Se les ve conversar (negociar), se les ve acordar (pactar), o tal vez convenir o ceder. Al tiempo.

 

La moneda está echada. México está en marcha. El poder legislativo calienta motores. Todos y cada uno de sus integrantes traen sus cartas bajo la manga.

 

Los mejores ganarán. ¿Será lo mejor para México?, la historia lo dirá.

 

 

 “Aíres nuevos” llegan al  Congreso de la Unión. Gracias por este toque de frescura, tan necesaria en este convulsionado México.

Compartir: