Domingo, 18 Diciembre 2016 01:16

Resistió la golpiza y su mente triunfadora ganó: Senadora @AnaGGuevara

Por 
Valora este artículo
(1 Voto)

  Por Nancy Rodríguez

“Me cubrí la cabeza en posición fetal, sabía que si me daban un golpe en el cerebro podía morir”.

*La preparación física y mental de la Senadora  Guevara,  la volvió a convertir en una ganadora.

*Los hombres deben sentirse indignados, porque su género se vio desprestigiado, ante la brutalidad primitiva de sus iguales.

Ana Gabriela Guevara representa un símbolo de fortaleza, es ahora nuestra Malala, esa niña Pakistaní que resistió un intento de asesinato después de ser baleada en la cara, en el autobús escolar.

Ella es una atleta que ha sido la imagen de nuestro país. Es respetada como ser humano y por sus logros. Tiene  agallas para ir más allá de sus circunstancias y ser la diferencia.

Querían quitarle la vida. No les importo su condición.

Pero se equivocaron.  Anita se levantó, está acostumbrada a esto y más. Las mujeres pueden pensar en ella y confiar en ella. En su fuerza, en su poder.

Las mujeres tienen a una líder enfrente, un ejemplo a seguir, un modelo de éxito inquebrantable que puede ayudar y enseñar a ser mejores a todas las mujeres en México.

“Podrás romper mis huesos, pero nunca dañaras mi espíritu” Anónimo.

Ana Gabriela Guevara, demostró la sensibilidad de ser mujer, mesurada, precavida, no se alteró y creció en su naturaleza de la preservación, característica innata de una mujer.

Su talento, su experiencia y sobre todo su instinto de conservación ante la adversidad prevalecieron en su mente ganadora.

Ella es mexicana, triunfadora y es mujer. Ella es nuestro orgullo nacional. Tiene preparación, visión, convicción y amor a su país.

“No deseo hacer más escándalo de esto, porque sé que perjudico a mi país, pero esto no se va aquedar así”, advierte la senadora.

Ana Gabriela Guevara es una mujer extraordinaria, su caminar por los pasillos del Senado de la República impone a su paso.

Posee la luz de una ganadora. Senadoras y Senadores en el recinto la saludan, la admiran con respeto y devoción. No hay otra como ella. Antes y después de esta tragedia.

Su trato es amable, gentil, atento y bondadoso. Ella es una buena mujer, con quien se puede conversar y se puede sonreír.

"Usted es un ejemplo para todos los jóvenes" –le dije- apenas unos días antes de la tragedia.  Ella sonrió levemente y movió la cabeza en gesto de negación y fue entonces que le reitere mi aseveración:

“De verdad Senadora,  su historia de vida es aspiracional para los mexicanos. Es usted una triunfadora”.

Ahora es doblemente admirable. Es nuestra Malala,  que resistió un intento de asesinato, por los talibanes. Esta niña  ganó el Premio Nobel de la Paz, gracias a su activismo en favor de la educación a las mujeres en su país.  

Ana Gabriela Guevara es modesta, humilde, sencilla, moderada y, en ocasiones,  hasta tímida. Sus compañeros  senadores de la presente legislatura pueden avalar lo que aquí escribo.

La misión de Ana Gabriela Guevara está escrita. Ella es muy sana, es transparente en  un ambiente obscuro como se ha tornado la política, en los tiempos recientes.

Actúa sin tener en cuenta la posible maldad de una persona o la complejidad de una situación.

“Ando sola. No traía guaruras, ni escolta.  No traigo protección”, conto ante los medios.

 Tiene la fuerza dentro, nadie la puede comparar con los políticos de siempre. Simplemente no tiene comparación. Tiene la pureza en su espíritu.

Sí hubiera llevado a sus guaruras ni de chiste la tocan. Pero ella es Ana Gabriela Guevara.

Ella es la luz que se necesita en el ejercicio del poder. La senadora Guevara  habrá de ubicarse en su justa dimensión y tomar las herramientas necesarias para continuar su evolución en este universo.

“Me han llamado de televisoras y medios de todo el mundo, pero debo ser prudente y pensar bien los pasos que debo dar”, señala.

Porque la mujer defiende a sus hijos, a la familia, a la patria, a la naturaleza y esa fuerza es más poderosa que su integridad física.

El hombre protege y la mujer preserva.

Por eso los hombres en México deben sentirse avergonzados e indignados por estas agresiones. Estos sujetos denigraron la calidad masculina y de género. No pueden destruir a una mujer para sobresalir.

Ana Gabriela Guevara nos está demostrando, una vez más  que tiene la energía real, natural, autentica de los logros, de los que siempre ganan, solo necesita el apoyo de los mexicanos.

Ella en la política podrá continuar y crecer con el respaldo de mujeres y hombres auténticos, sanos, transparentes a su alrededor.

Es una triunfadora comprobada, resistió a la muerte y eso, pocos lo pueden contar.

Ella posee muchas formas  que representan a ambos sexos en un ambiente denso y, a veces, hostil de la política.

Mujeres, hombres, acompañemos a esta líder universal que, afortunadamente, le toco vivir en México.

El espíritu esta hecho de los dos lados, requiere de los dos, el mundo es dual, hombres y mujeres juntos seremos mejor.

Senadora Ana Gabriela Guevara, también derrame lágrimas,  junto con usted, en esa primera conferencia de prensa. Ahora le reitero  mi admiración, respeto y apoyo incondicional por siempre.

Gracias!!! por existir.

Visto 4425 veces Modificado por última vez en Martes, 10 Enero 2017 12:39

 Designan a la Senadora @Pilarortega como enlace para consolidar el Sistema de Justicia Penal