El Papa Francisco, igual que Miss Universo

Escrito por

ORO SÓLIDO

Por Nancy Rodríguez R.

Recuerdo, perfectamente, cuando el profesor Carlos Hank González, como Secretario de Turismo, en 1988, compró el certamen de Miss Universo al magnate norteamericano, Donald Trump, quien es el dueño de los derechos de este espectáculo internacional.

El certamen  se realizó en Cancún, Quintana Roo. 

La batalla por la presidencia entre Cuauhtémoc Cárdenas y Carlos Salinas de Gortari, deterioró la imagen de México en las altas esferas de la economía mundial. 

Levantar la imagen de México, era la consigna para el profesor Hank González, y que mejor que un evento taquillero, en aquellas fechas, traer a Miss Universo.

El show costo a las arcas mexicanas varios millones de dólares, pero valía la pena. En aquel momento resultó una excelente estrategia mediática. El pueblo de México se sentía orgulloso de ser anfitrión de tan “importante” espectáculo.

Eso fue, exactamente, hace 25 años. En 1989 se realizó el certamen, a un año de la llegada de Carlos Salinas de Gortari a la presidencia de la República, cuando el PRI,  dominaba tooodo en México. 

Estaban bajo control, Senadores, Diputados, gobernadores, Medios de Comunicación, magistrados y jueces. Todo giraba bajo una "perfecta dictadura".

El espectáculo de Miss Universo, dio resultado. Carlos Salinas de Gortari, junto con otras estrategias liberales, reposicionaron la imagen de México y los grandes capitales mundiales y nacionales, depositaron dinero y confianza en el proyecto Salinista.

Sin embargo, en esta época, fue cuando los ricos se hicieron más ricos y los pobres más pobres. Se olvidó del bienestar y protección a los más necesitados. Se vivió en una burbuja llena de egoísmo, traición y muerte por el poder.  Al grado de eliminar a los suyos y desaparecerlos de la faz de la tierra

En el sexenio salinista se fueron de este mundo: Manuel Clouthier (1 de octubre de 1989) Colosio (23 de marzo del 2004)  Francisco Ruiz Massieu (28 de septiembre del 2004), además de  decenas de periodistas.

A 25 años de distancia México es otro.

Actualmente, La iglesia católica sufre un gran deterioro en su imagen, por los abusos a menores por parte de sacerdotes. El más reciente escándalo es el del cura pederasta, de San Luis Potosí, Eduardo Córdova, que, aseguran las víctimas, era peor que Marcial Maciel.

El Papa Francisco es un gran ser humano, es un hombre bondadoso, generoso, inteligente, brillante. Históricamente, su misión: limpiar la cloaca en la que se ha convertido la iglesia católica.

Se necesitan hombres así en México, transparentes, limpios y con anhelos de ayudar. Pero no es solución traerlos de afuera, cruzando fronteras.

Es necesario abrir consciencias y, sobre todo,  corazones aquí en nuestro país, entre los políticos mexicanos.

La visita del Papa Francisco a México, definitivamente, representará un gran acierto mediático para el Gobierno Federal, pero sólo para un sector de la población.

México cambio y mucho, desde aquel certamen de Miss Universo.

Compartir: