Lunes, 21 Septiembre 2015 18:30

Hay que actuar con prontitud contra la obesidad en Mexico: Senadora Maki Ortiz

Escrito por
Rate this item
(0 votes)

Intervención de la senadora Maki Ortiz Domínguez, al presentar un dictamen de las comisiones unidas de Salud y de Estudios Legislativos, por el que se reforman diversas disposiciones de la Ley General de Salud para el control del sobrepeso, la obesidad y los trastornos de la conducta alimentaria.

Verdaderamente agradezco mucho esta oportunidad para presentar el tortuoso camino de una iniciativa en el Congreso mexicano, que empezó hace un año nueve meses y duró cinco meses en la Cámara de Diputados en primera lectura y seis meses en la Cámara de Senadores en primera lectura, cuando sabemos que el índice de sobrepeso y obesidad ha ido en aumento y que debemos actuar con prontitud con acciones y estrategias como las que marca el presente dictamen, para frenar este gran problema.

Además, en virtud del tiempo que ha tardado la aprobación del presente decreto, quiero señalar que el decreto se ajustó en materia de donación de órganos, tejidos y células con fines terapéuticos, en el artículo 112, reforma que se publicó en el Diario Oficial de la Federación en el trascurso en que ésta ya se encontraba en primera lectura.

Éste es un tema de suma importancia, un problema que se ha tornado de salud pública, debido a la falta de interés en el mismo, padecimientos que hoy por hoy le cuestan la vida a millones de personas diariamente. Me refiero a la obesidad y el sobrepeso que en los últimos años han ganado terreno a nivel mundial; datos fuertes marcan que mil millones de adultos tienen sobrepeso en el mundo.

Al respecto, la Organización Mundial de la Salud, señala que cada año fallecen alrededor de 2.8 millones de personas adultas como consecuencia del sobrepeso y la obesidad, enfermedades a las que se le atribuye la presencia de otras como el 44 por ciento de la prevalencia de diabetes, el 23 por ciento de las cardiopatías isquémicas y en algunos cánceres oscila entre el 7 y el 41 por ciento.

México es protagonista, ya que actualmente a nivel mundial tiene el primer lugar en infancia con sobrepeso y obesidad, y el segundo lugar en el caso de las y los adultos.

Nuestro país vive un daño severo a causa de estas enfermedades, de acuerdo con la ENSAUT 2012, sabemos que el 73 por ciento de los adultos y el 35 por ciento de las niñas, niños y adolescentes tienen sobrepeso u obesidad, es decir, en total 60.6 millones de personas sufren de esta condición, lo cual equivale al 52 por ciento de las y los mexicanos.

La tendencia ha continuado a la alza desde 2006, en todos los grupos poblacionales, sin distinción de edades ni de ingresos económicos.

En 2012, la población mexicana infantil con sobrepeso y obesidad ascendió a aproximadamente 5 millones 664 mil 870 afectados. Dato que no es menor, toda vez que estamos hablando de un gran número de personas cuya calidad de vida se verá afectada por diversas enfermedades prematuras que les impedirán continuar con un desarrollo sano tanto físico como profesional.

Aunado a ello, datos de un estudio realizado por el Instituto Mexicano de Competitividad, marcan que existen 8 millones 599 mil 374 diabéticos por causa del sobrepeso y obesidad, de los cuales solo el 48 por ciento están diagnosticados y reciben tratamiento.

Además, anualmente mueren aproximadamente 59 mil 083 personas a causa de dicho padecimiento, de las cuales 45 por ciento se encuentran en edad productiva.

Los costos sociales por dicha enfermedad ascienden a más de 85 mil millones de pesos al año. De esta cifra, 73 por ciento corresponde a gastos por tratamiento médico, 15 por ciento a pérdidas de ingreso por ausentismo laboral y 12 por ciento a pérdidas de ingreso por mortalidad prematura.

Quiero señalar que tan sólo entre el año 2000 y 2008 el costo total de la obesidad se duplicó de 35 mil a casi 67 mil millones de pesos anuales y cada año se pierden más de 400 millones de horas laborables por diabetes asociada al sobrepeso y obesidad, lo que equivale a 184 mil 851 empleos de tiempo completo, que equivale al 32 por ciento de los empleos formales creados en 2014.

Debemos enfatizar como legisladores y hacer eco en la población, que para una persona es 21 veces más barato cambiar de hábitos, que tratar una diabetes complicada.

La mala alimentación, el sedentarismo, la falta de acceso a alimentos nutritivos, son factores determinantes del sobrepeso y la obesidad, hábitos que se pueden modificar para evitar la pérdida en la calidad de vida.

Es por ello que estas comisiones dictaminadoras presentan este dictamen que reforma diversos preceptos de la Ley General de Salud, y toca temas torales con lo cual se pretende que sea materia de salubridad general la prevención, orientación y control del sobrepeso, la obesidad y los trastornos de la conducta alimentaria.

Que la orientación de la salud comprenderá la importancia de la alimentación nutritiva, suficiente y de calidad, tal como lo establece actualmente la Constitución, con la finalidad de que la población mexicana tenga la información suficiente para elaborar adecuadamente los alimentos que les proporcionen lo necesario para una vida saludable.

Asimismo, se faculta a la Secretaría de Salud para que se establezca un sistema permanente de vigilancia epidemiológica de la nutrición, el sobrepeso y la obesidad, ya que la información es el instrumento más importante que tenemos como gobierno para elaborar y dar continuidad a las políticas públicas.

Señala que la Secretaría de Salud promoverá e impulsará campañas de información sobre los buenos hábitos alimenticios.

También con la finalidad de aminorar las consecuencias de salud en los menores de edad que hoy padecen sobrepeso u obesidad, la Secretaría de Salud en coordinación con la Secretaría de Educación Pública, llevará a cabo el seguimiento y control de peso, talla e índice de masa corporal en los centros escolares, esto quiere decir que a partir de esta ley, serán medidos en peso, talla e índice corporal todos los estudiantes desde nivel primaria, para poder detectar el sobrepeso desde temprana edad.

En el rubro de etiquetado, se pretende que las etiquetas o contra etiquetas para los alimentos y bebidas no alcohólicas, incluyan datos de valor nutricional que consideren el contenido energético total que aporta el producto, así como el contenido de grasas saturadas, otras grasas, azúcares totales y sodio. Quiere decir que ahora en los envases tendremos etiquetas que digan exactamente lo que nos estamos tomando, porque luego leemos que dice “100 calorías”, y luego “5 porciones”, y luego te tomas 500, así que ahora vamos a poder saber qué es lo que nos tomamos.

Además de lo anterior, coincidimos con la colegisladora en sustituir el término “alimentación correcta” por “alimentación nutritiva, suficiente y de calidad”, tal como se consagra en el artículo cuarto de nuestra Constitución.

Debemos recordar que el beneficio de implementar estrategias desde hoy para revertir la tendencia de sobrepeso y obesidad, se traduce en menores gastos por su tratamiento y por ende, ahorros que se pueden utilizar en otros padecimientos.

Es por todo lo anterior compañeras y compañeros senadores que estoy convencida que todos en este recinto estamos a de acuerdo en la necesidad de estas reformas.

Gracias a todos los senadores de los diferentes partidos que participaron en la misma.

Es cuanto señor presidente. 

Read 1792 times Last modified on Viernes, 09 Octubre 2015 18:38
Compartir:
                             

Leave a comment

Make sure you enter all the required information, indicated by an asterisk (*). HTML code is not allowed.