La Riqueza del Padre Solalinde y PEMEX

Escrito por

Oro Sólido

Por Nancy Rodríguez

La Riqueza del Padre Solalinde y PEMEX
Martes, 13 AGOSTO 2013

LAS ACECHANZAS DE TRANSNACIONALES VORACES, DEPREDADORAS Y ECOCIDAS SE CIERNEN SOBRE MÉXICO
• Quieren robar a cualquier precio los recursos y la calidad de vida de hoy y de mañana de los mexicanos, previa “mochada” a políticos corruptos • En cambio, el México de hoy es para los jóvenes incierto, violento y de asalariados hambrientos a pesar de los muchos recursos de la nación • En manos de los propios jóvenes y mujeres está transformar esa situación porque a final de cuentas son una fuerza que tendrá la última palabra
RESUMEN DE LA INTERVENCIÓN DEL PADRE ALEJANDRO SOLALINDE GUERRA, DIRECTOR DEL ALBERGUE “HERMANOS EN EL CAMINO”, DURANTE LA INAUGURACIÓN DE LAS MESAS DE DIÁLOGO “JUVENTUD Y MIGRACIÓN: UNA AGENDA PENDIENTE”, EN EL MARCO DEL DÍA INTERNACIONAL DE LA JUVENTUD EN LA CÁMARA DE DIPUTADOS.
Efectivamente, estamos en un momento importantísimo de la historia en donde la mayor parte de los jóvenes, de la población mundial son jóvenes -hombres y mujeres-, pero también donde estamos viendo, jóvenes en todos lados, pero jóvenes marginados, excluidos.
La fuerza que ellos tienen es increíble; es una fuerza increíble. En ellos está el presente -decían antes-, el futuro y el mañana. No, ya son una realidad, pero también estamos viendo que las estructuras actuales no favorecen la participación plena y quizá bien orientada de los jóvenes. 
Tenemos jóvenes en todo; jóvenes desde buscando cómo estudiar, como trabajar, una oportunidad para vivir, pero muy difícilmente más allá de ese límite de la subsistencia y jóvenes también que han tomado decisiones extremas como la migración.
Estamos en el contexto de un sistema neoliberal capitalista. No hay que olvidarlo: el contexto de los jóvenes que viven actualmente es este contexto de sistema neoliberal capitalista. Y no podemos olvidarlo: ése uno por ciento dueño de la mayor parte de la riqueza, tiene en sus manos, aparentemente, el poder, el dinero, pero no tiene el futuro ni tiene la fuerza de los jóvenes.
Los jóvenes son una fuerza que al fin y al cabo tendrán la última palabra, no quienes ostentan el poder económico o político, quienes no pueden ver en ellos –ciegamente- la importancia que ellos tienen, ya no como un acto de justicia, pues ellos no son objeto de asistencia. Ellos son algo más que eso. Son un agente importantísimo de cambio y lo que en sus manos pueden preparar sin duda un futuro mejor para todos.
La combinación perfecta, emergente, para nuestra sociedad tan caída, especialmente para nuestro México, son los jóvenes y las mujeres.
Cuando se juntan estas dos fuerzas transformadoras, además mayoritarias, podemos tener la esperanza de que estas mayorías puedan revertir la historia. Son agentes de cambio, también son elementos altamente subversivos que pueden proporcionar de verdad una esperanza y un alivio a este México que nosotros tenemos.
No quisiéramos pensarlo, no quisiéramos decirlo, pero el México que tenemos es un México incierto, violento, en donde desgraciadamente no podemos confiar en la clase política pueda darle a México un futuro mejor. Tenemos las acechanzas –porque así se dice, así se llama-, la acechanza de las compañías transnacionales voraces, depredadoras, ecocidas, que quieren entrar a cualquier precio a robar nuestro recurso y con eso, no solamente los recursos de la gente de hoy, sino la gente de mañana. Y nos están robando la oportunidad de una calidad de vida.
Cómo es posible que México, un país tan rico, esté condenado a vivir con un régimen de asalariados, de mal pagados, de personas hambreadas. Es injusto. México es un país muy rico -no sólo por el petróleo: por muchos recursos- y los ciudadanos y las personas que vivimos aquí tenemos derecho a tener una vida digna y no un sueldo miserable, mientras sabemos que la mayor parte de las ganancias se las llevan extranjeros, y ya también sabemos la mochada para nuestros políticos corruptos.
Esto no puede ser y los únicos que pueden revertir esto son los jóvenes y las mujeres. Esperamos que tengamos mucho fruto, que los jóvenes tengan el valor a hablar lo que tengan que decir; que aporten toda esa creatividad, esa inventiva -que de por sí les caracteriza-, con esa fuerza, esa energía que también los hace presentes. Gracias.  - See more at: http://www.notifaxonline.com/Diarias/Oro%20Solido/04.html#sthash.W2T18jlh.sbeKLhI2.dpuf

Compartir: