En el Senado: amor, compasión y bondad

Escrito por
Migrantes centroamericanos en el Senado de la República Migrantes centroamericanos en el Senado de la República

ORO SÓLIDO

Por Nancy Rodríguez R.

Pocos fueron los medios de comunicación nacional que cubrieron la nota.

El Senado de la República recibió la visita de un centenar de migrantes centroamericanos, entre ellos jóvenes, mujeres y niños, quienes fueron despreciados por la mayoría de los medios de comunicación y hasta por la presidenta de la Comisión de asuntos migratorios, la Senadora Ana Gabriela Guevara, del PT , quien no estuvo presente.

Encabezados por el padre Alejandro Solalinde,  hondureños, guatemaltecos y salvadoreños arribaron al salón de protocolo de la Presidencia del Senado de la República.

Hombres, mujeres, jóvenes y niños revelaron imágenes desgarradoras, ante los senadores presentes.

Además, mostraban claros signos de cansancio, sed y hambre. Su misión “El viacrucis Migrante”

Se sentaron a la diestra y siniestra del sacerdote Solalinde y escucharon, inertes sus peticiones, una vez más, a los senadores presentes.

El padre Alejandro Solalinde lleno el Senado de la República con amor, compasión y misericordia. Con voz suave y bondadosa habló sobre la necesidad de permitir el libre tránsito de los migrantes centroamericanos, para evitar que sigan siendo víctimas de extorciones y maltratos, físicos y psicológicos por parte de autoridades migratorias.

Pero las dolorosas imágenes de los centroamericanos presentes no pararon en eso. Algunos de los niños empezaron a llorar de hambre y sed.

Se tuvo que mandar llamara a los servicios médicos del senado, ya que prácticamente estaban desvaneciendo, pues tenían horas de espera y sin probar alimento.

Triste e indignante situación de los senadores presentes, ninguno se condolió de la situación y tal vez, ni se percataron de este hecho.

Algunos presentes, les ofrecieron galletas y agua, los únicos alimentos que había en el salón.

Los senadores que encabezaron la reunión fueron: Mariana Gómez del Campo del PAN, Layda Sansores de Movimiento Ciudadano, Alejandro Encinas y Benjamín Robles del PRD:

Este último, al ser entrevistado destacó que “es indudable que el Padre Solalinde es un luchador social incansable, con gran calidad humana y que su labor altruista es muy importante para los hermanos centroamericanos”.

Sin embargo, “El viacrucis migrante” continúa sin solución. Tal cual y de la misma manera que nuestros compatriotas mexicanos cuando cruzan, ilegalmente, la frontera con los Estados Unidos de Norteamérica.

¿Qué diferencia existe? ¿A quién hay que culpar?

Un reto más para la actual administración.

Compartir: